La canción del navegante

22 diciembre 2008

Princesa de un reino arcano

Filed under: Reflexiones — quieroserpoeta @ 12:18 pm
Tags: , ,

Menú inesperado

Con la premura del que llega tarde a una cita entro por la puerta del restaurante. Si no me he equivocado es allí donde me han dicho que es el almuerzo de navidad de mi anterior empresa. Nada más entro en el local, vítores y algún que otro aplauso: se ve que me echan de menos, tal vez no tanto como yo a ellos. Visiblemente azorado saludo a los miembros de la sala uno tras otro, esbozando una gran sonrisa fruto del reencuentro con viejas amistades. Tomo asiento, converso con mis compañeros de mesa y del pasillo aparece ella.

Sé que en este tipo de eventos las mujeres se arreglan con especial dedicación;  no obstante lo que mis ojos ven desafía a mi imaginación y a la de cualquiera de los asistentes: una emperatriz engalanada de obsidiana y plata, bendecida por el látigo de fuego que conforman sus cabellos. El sonido de sus botas de tacón hace estremecer los cimientos del edificio, las columnas que sostienen la cúpula celeste y el mismísimo centro del planeta. Cada una de sus uñas alargadas es un pincel que dibuja con exquisita sutileza frescos y murales sobre el aire desnudo, colmándolo de arte renacentista con un leve aroma a perfume de mujer. Torbellinos imperceptibles provocan sus arqueadas pestañas en un abrir y cerrar del azabache de sus ojos cristalinos. Su piel, antaño estirada por el vaivén de los días vividos, luce hoy fresca, delicada, majestuosa en sus reflejos, surcos y mates. A sus treinta y tantos resiste el asedio del paso de los años con un atractivo capaz de seducir al corazón varonil más pétreo; el mío no es una excepción y por ello cae sin remedio ante tan arrollador asalto de feminidad.

Ella me ve, me sonríe y mientras se acerca a mí yo me levanto del asiento. Intercambiamos dos besos y tres o cuatro frases, una actitud típica de dos personas que si bien quieren mantener una conversación afable no saben muy bien qué decirse. Es triste que tras cinco años siendo compañeros de trabajo no sepa casi nada de ella; trabajábamos en departamentos distintos y el contacto se reducía de forma exclusiva a los almuerzos de navidad. Se despide y se encamina hacia otra mesa, llevándose consigo una parte de mí en esos besos que rozaron casi por casualidad sus mejillas.

Llegan los entrantes, los primeros, los segundos platos y el postre. Con las barrigas repletas de comida y los espíritus animosos por la cerveza y el vino pasamos a un salón contiguo donde las chicas han preparado una suerte de ‘entrega de premios’, un espectáculo simpático e inocente en el cual aprovechan para dejar en evidencia a más de uno. El no ser nombrado en ningún momento acrecienta en mí el peso de los recuerdos y siento cómo por momentos tengo ganas de huir de allí: ya no formo parte de la organización, me dejaron aparte como a un trasto viejo y herrumbroso carente de interés. El día fatídico me reuní con mis jefes más directos; esperaba que intercedieran para frenar mi marcha, injusta según el criterio unánime de aquellos que habían trabajado conmigo, y en vez de eso no recibí más que un apretón de manos. Una mañana de verano estaba trabajando y al día siguiente ya estaba en paro, con una llamada de teléfono a bocajarro de por medio. Fue duro, muy duro. Así es la vida.

Termina el ‘show’ y tras hacer las respectivas cuentas de rigor salimos todos del restaurante, encaminándonos a la discoteca más cercana. Contra todo pronóstico el local está a rebosar y apenas sí puede uno llegar a la barra. El ver pasar cerca de mí a una gitana que vende rosas hace evocar en mi interior ecos antiguos: fue allí donde hará tres años y tras otro almuerzo navideño regado con muchas copas le regalé a ella, al lucero que irriga de resplandor las paredes de lugar, una rosa roja, comprada a un vendedor chino que rondaba la pista de baile. Ese gesto tan simple como inesperado hizo saltar por los aires sus defensas de mujer, aceptando el regalo con rubor y gran sorpresa; el hecho de ver a una treintañera avergonzada como una colegiala por el detalle que ha tenido con su persona un chaval de veintitrés o veinticuatro años es algo que no tiene precio. En los días posteriores al suceso no supe estar a la altura de las circunstancias: yo pretendía ser galante, sin más, y ella interpretó el regalo como una declaración de intenciones. Lejos de aprovechar el incidente para conocerla más a fondo opté por rehuirla y mantener las distancias, mostrando la cobardía característica del niñato que por entonces era (y que por desgracia sigo siendo).

Actué de ese modo porque fui incapaz de comprender lo que ahora percibo con claridad: a pesar de haber tenido amores por doquier no sabía lo que era recibir una rosa roja de manos de alguien casi desconocido. Según se rumoreó después, ella llegó a mantener relaciones con al menos dos compañeros de trabajo, ambas con resultado funesto. Intuyo que tuvo más y que a la vista de quiénes fueron sus parejas ellos la utilizaron como mero divertimento; lo sé por comentarios y actitudes de los individuos en cuestión de cara a las mujeres. Da asco ver lo desalmados y rastreros que pueden llegar a ser los treintañeros, escudándose en sus fracasos sentimentales y alegando una misoginia tan sesgada como irresponsable.

La tarde se transformó en noche y la algarabía continuaba. Poco a poco se hizo un claro en la pista y pudimos reunirnos todos, bailando unos e intentándolo otros. Ella se acercó por mi derecha y su belleza noqueó el poco raciocinio que me quedaba tras mezclar varios licores. Quise conversar y a duras penas conseguí intercambiar frases ocasionales; no estaba centrado, mi cabeza estaba en otro sitio, un asunto que bien merece tratamiento aparte. Cuando tu entorno se vuelve luces y flashes tu corazón se impregna del ambiente y comienza a funcionar igual, de ahí que dejase escapar una oportunidad excelente para intimar con ella. El resplandor de los focos arrojaba sobre su semblante un halo de divinidad mientras su cuerpo se contoneaba al son de los altavoces; la expresión de su ser dejaba entrever el desconcierto propio de las personas hacinadas en un espacio reducido, acompañando cada uno de mis comentarios con una leve sonrisa de condescendencia.

Sobre las nueve y media de la noche la mayoría de los asistentes al almuerzo se habían ido ya de la discoteca. Por lo que pude apreciar ella se había citado en ese lugar con otra amiga suya, visiblemente mayor y mucho menos atractiva, que no dejaba de mirarme con ojos golosos. Ese hecho provocó que aumentase mi distancia con respecto a ella, temiendo verme envuelto en una situación un tanto embarazosa; opté por conversar con el que fuera mi interlocutor durante el almuerzo. Minutos después decidí que era hora de marcharme, ofreciéndose él a acompañarme no sin antes observar que de la fiesta bien poco quedaba por celebrar. Recogí mi chaqueta y cuando regresé para despedirme de los demás ella me salió al paso, preguntándome si me iba ya, lamentando que así fuera y ofreciéndose a avisarme en un futuro de las próximas celebraciones que se organizaran. De nuevo disfracé de educación los besos de despedida que intercambiamos ambos, alegrándome de su actitud para conmigo, tan contenida como cálida. Me marché de la discoteca con un dulce sabor de boca, aquel que otorga ese caramelo denominado esperanza.

Estos días he meditado sobre el encuentro y sobre esa mujer, omnipresente en los pequeños resquicios de mi cerebro. Siento en mi interior la urgente necesidad de escribirle algo, ya sea un texto lírico o un poema; algo que le dé motivo a soñar despierta un poco más, a creer que tarde o temprano encontrará al hombre adecuado con el cual podrá envejecer sin miedo, a mantener una promesa de ilusión ante un mañana que hasta la fecha sólo le ha regalado desamor y apatía. Me encantaría conocerla más a fondo, navegar entre sus sentimientos más íntimos y suturar aquellos que hayan sido objeto de manipulación malintencionada; quisiera cerrar sus cicatrices a golpe de verso y teclas, restaurándola como princesa de su reino, un reino arcano arrasado por decenas de egos masculinos deformados.

Es muy triste comprobar cómo hábitos tan sencillos, inocentes y honestos como la poesía con destinataria han caído en desuso junto con los valores de antaño, ambos reemplazados por la filosofía de la carne por la carne. Cuantos más calendarios agoto menos entiendo a la sociedad en la que vivo.

Anuncios

13 comentarios »

  1. No entiendo a los treintañeros. ¿Alguien me explica por qué se empecinan en actuar como críos?

    Por cierto, he vuelto. Saludos a tod@s

    Comentario por quieroserpoeta — 22 diciembre 2008 @ 12:19 pm

  2. Buf, hoy en día la poesía te convierte directamente en un Adán o en Romeo, en una figura nada morbosa para la mayoría de las mujeres…

    Comentario por jordim — 23 diciembre 2008 @ 4:02 am

  3. Navegante, FELIZ NAVIDAD..!!!
    Gracias por las lindas y atentas palabras que siempre dejas por mi blog.

    Un fuerte abrazo.

    Comentario por artemiza — 23 diciembre 2008 @ 8:38 pm

  4. Jordim: Mi experiencia corrobora tus palabras si bien yo clasifico al colectivo femenino en dos grupos, las que aprecian y valoran los poemas dedicados y las que no. De las últimas huyo horrorizado porque son capaces de comerte el alma a mordicos mientras se ríen de ti, chorreándoles la sangre por las comisuras.

    Artemiza: Felices fiestas a ti también. Ten cuidado con los atracones y las bebidas adulteradas.

    Comentario por quieroserpoeta — 24 diciembre 2008 @ 2:51 am

  5. Quiero ser poeta:
    Lindo texto. Me encantó.
    Me lleva ahí, a esa empresa, a las comidas con es@s compañer@s de trabajo… es@s jefes.
    La mujer, treintañera.
    Y me pregunto: ¿Por qué esa timidez?

    ¡FELICES FIESTAS!

    Comentario por Coro — 24 diciembre 2008 @ 3:28 am

  6. Treintañeros?seguro que no has llegado a esa edad para poder comprender.
    La inmadurez no es cuestión de edad.
    Creerse los rumores es más fácil que preguntar.
    “Da asco ver lo desalmados y rastreros que pueden llegar a ser los treintañeros, escudándose en sus fracasos sentimentales y alegando una misoginia tan sesgada como irresponsable”,esto navegante…necesita explicación.
    De quién hablas?acaso los veintañeros no se escudan en sus fracasos sentimentales?no son irresponsables?
    Para escribir hay que vivir.

    Comentario por S. — 24 diciembre 2008 @ 9:00 am

  7. Querido navegante: uno de los recuerdos mas bonitos de hace unos 10 años atrás, es el de un chico, chico¡¡ No sé cómo se las ingenió por entonces para obtener mi mail y se agregó mas años de los que tenía, pero era menor que tú. Todos los días en mi casilla tenía un mensaje, no necesariamente un poema, pero un detalle, sabes? Yo me hacía la superada, que aquél podría ser mas que mi hijo y tal, pero lo cierto es que no veía la hora de abrir mi correo todas las mañanas por leerle. Hasta que un buen día nos conocimos………… pero eso es otra historia, bonita, pero otra historia. Lo único que te digo es que si se te da el salir con ella, nunca, pero nunca le ofrezcas matrimonio¡¡¡ Las cosas se viven como se dan, de lo contrario, rompes la magia.
    Un besazo y Felíz Navidad y si no nos leemos, un mejor Año Nuevo. No mires a los otros, sé como lo sientes y punto. El NO, siempre lo tienes.

    Comentario por zulymaruy — 24 diciembre 2008 @ 9:52 pm

  8. Coro: Es mi carácter, pretender cambiar a estas alturas se me hace muy difícil, aunque no imposible.

    S.: No tengo la culpa de tus problemas personales.

    Zulymaruy: Es jodido ir contracorriente, muy jodido. Feliz navidad y buen año para ti también.

    Al público en general: Este blog, a partir de ahora, estará CERRADO. No tengo ganas de actualizar ni tampoco tengo nada interesante que decir. Quizás si acaso publique un último post de despedida pero no es seguro todavía. De mi presencia en el mundillo blog desaparezco hasta nueva orden. Gracias por vuestro interés, un gran abrazo y próspero 2009.

    Comentario por quieroserpoeta — 29 diciembre 2008 @ 7:09 pm

  9. Buf, qué bien escribes. Qué preciosidad.

    Las mujeres somos.. ay, somos, yo diría que un poco tontas, en general. A menudo nos acercamos a quien no nos conviene y si elegimos el chico adecuado, llegamos a aburrirnos esperando “emoción” y “sorpresas”.

    Y los chicos… bueno… denso tema… ¡no todos son como tú de reflexivos…!, eso ya lo sabes…

    Comentario por noquierosertunovia — 4 enero 2009 @ 8:01 pm

  10. No puede ser! Ahora que me había enganchado a leerte?…. Alguna razón que nos puedas decir para abandonar?

    Comentario por atlanthis — 15 enero 2009 @ 3:48 pm

  11. Noquierosertunovia: No te creas, los hombres tampoco somos muchos mejores. Lo que sí te puedo constatar es que hombres reflexivos abundan, otra cosa es que nos sintamos ‘bichos raros’.

    Atlanthis: Me lo he pensado mejor y no voy a tirar la toalla. Eso sí, procuraré ser menos ‘panfletario’ y pueril.

    Volveré pronto, muy pronto. Saludos a tod@s.

    Comentario por quieroserpoeta — 2 febrero 2009 @ 8:26 am

  12. ¿Dónde estás artista?

    Se te extraña

    Comentario por eigual — 2 febrero 2009 @ 10:26 pm

  13. ¿Dónde te hallas?…

    Comentario por Sangre por tinta — 12 febrero 2009 @ 8:18 pm


RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: