La canción del navegante

24 octubre 2008

Tic tac

Filed under: Textos — quieroserpoeta @ 5:04 am
Tags: , ,

Doce de la mañana

Camino por la calle, de vuelta del trabajo. Te veo sentada en un portal, conteniendo un sollozo que se te escapa en forma de lágrimas. Caen al suelo, se pierden en él, penetran en mí: son piedras preciosas. Me acerco, te ofrezco un pañuelo de papel y veo centellear un móvil en tu mano izquierda. Letras, un mensaje y tú. Te digo: “no creo que el dueño de ese mensaje sea digno del honor que le otorgas al llorarle”. Levantas la vista y tus ojos rasgados quedan pétreos ante los míos. Mi subconsciente posee mi boca y añade: “quién fuera lágrima…”. Me sonríes y te pregunto si puedo sentarme contigo para charlar. Dudas unos segundos y tu hilo de voz me dice que sí. A la hora nos despedimos, tras intercambiar números de teléfono. Te vas, ahora soy dígitos binarios en tu bolso.

El tic-tac acompasado empieza a cambiar de ritmo.

Una de la tarde

En mi bolsillo vibra el teléfono durante una reunión con mi jefe. Al rato te llamo. Me agradeces los mensajes que te dedico, esa suerte de versos entrecortados que cincelo a golpe de botón para transmitirte la vida que en mí despiertas. Te respondo que no es nada, que estoy a tu entera disposición las 24 horas, que eres maravillosa y que de no enviarte esos SMS mis dedos se habrían independizado de madrugada y tras robarme el móvil te los habrían enviado. Cuelgo y me siento príncipe azul sin castillo ni corcel.

El tic-tac pierde el compás por momentos.

Dos de la tarde

Estoy a la salida de tu trabajo. Me he fugado antes de tiempo del mío, no podía esperar más. Te llamo, me dices que enseguida bajas. Apareces por la puerta principal del edificio de oficinas: Afrodita sale del océano y su manto invisible lo recogen cien angelillos. Vamos a almorzar a un pequeño restaurante cercano. Entre el primer y el segundo plato mi mano coge la tuya. La aprietas con fuerza mientras te sonrojas. El mejor postre son tus besos. A partir de entonces te llamaré locura, mi locura. Serás mi secreto.

El tic-tac se revoluciona sin remedio.

Tres de la tarde

Hoy no nos veremos, hoy trabajaré hasta muy tarde. Ayer el bramar de tu resignación transformó mi corazón en cabeza de alfiler. Tecleo ante el monitor, con un bocadillo y un refresco miserables sobre el escritorio. Sueño despierto: soy martillo que reduzco a añicos todos los servidores del planeta; soy gasolina que incendia mil millones de oficinas; soy ley que prohíbe el trabajo, la que declara el amor sin fronteras… Recibo un mensaje tuyo: me echas de menos, me quieres. Veo cómo llueven pétalos de rosa de los tubos fluorescentes.

El tic-tac acelera hasta hacer un ruido continuo.

Cuatro de la tarde

Tras un breve almuerzo te invito a mi apartamento. Damos un largo paseo mientras bromeas sobre si son ciertas esas historias que a veces te cuento sobre lo desordenado que soy. Entras, se cierra la puerta y dejo que mis labios rocen tu cuello. Surge la pasión, la ropa queda en el camino, las paredes miran hacia otro sitio, mi piel se desgarra al sentir la tuya. Eres volcán, supernova, llamarada, sustancia de magma que me abrasa. El sol que entra por las ventanas nos envidia.

El tic-tac truena de placer.

Cinco de la tarde

Estamos en el cine. Tres butacas ocupadas, el resto vacío. Miento: en esta sala está tu omnipresencia. Te siento en la tela de los sillones, en la luz de la pantalla, en el leve sonido del proyector. Los filósofos griegos se equivocaron: sus elementos no conforman la materia, tú eres la materia, la Naturaleza te replica en los objetos. Apoyas tu cabeza sobre mi hombro y el olor de tus cabellos me llevan a otra dimensión de campos en flor y eternas primaveras. La Felicidad se ha manifestado en cuerpo de mujer.

El tic-tac produce un leve silbido.

Seis de la tarde

Estamos en una cafetería con mis amigos. Gabriel y su novia te hacen reír, yo hablo con Roberto, el cual me felicita por el buen gusto que tengo y por lo simpática que eres. A la hora es Fernando quien consigue que te sientas en familia. Te veo, los veo a ellos y sonrío para mí: se están esforzando a más no poder. Son mis amigos, lo son por algo. Me dices al oído que si estos meses son un sueño que te despierte. Guardo silencio: tú eres la guardiana de todos los míos.

El tic-tac silba un vals.

Siete de la tarde

Tus padres nos invitan a merendar. Hoy los conoceré. Sé que es un paso importante, crucial en nuestro noviazgo. Estoy aterrado, quiero resultarles lo más agradable que pueda. Compro algunos dulces en una confitería del centro de la ciudad. Me salen carísimos pero el gasto merece la pena. Vuelvo a mi apartamento justo antes de tu llegada. Entras en el salón, te beso y deslizo mis manos bajo tu vestido. Te quejas diciendo que no tenemos tiempo, se hace el silencio, en segundos te rindes a mí: te equivocas, soy yo quien se rindió a ti la mañana que nos conocimos. Puedo ver en el techo al escritor del kamasutra enfurecido, somos el desafío a su sabiduría. Los relojes pueden esperar, tú creaste el tiempo y eres su diosa.

El tic-tac recompone la Novena Sinfonía.

Ocho de la tarde

Te mudas a mi apartamento. Llevamos ya mucho saliendo y este paso nos llena de ilusión. Al fin juntos, al fin inseparables: la convergencia de la tierra y el agua, el ruiseñor y la paloma compartiendo nido, noche y estrellas en su eternidad, alfa y omega jugando al escondite en el laberinto del Minotauro y el Minotauro reconvertido en Apolo por el abrazo de Afrodita. Traes contigo tus cosas y comienzas a instalarte. Tus pertenencias cobran vida, son el futuro que pones ante mí, aquel que no logré atisbar el día que vine al mundo.

El tic-tac desafía a Mozart y Beethoven.

Nueve de la noche

Regreso a casa, a nuestra casa, destrozado después de una jornada de trabajo maratoniana. Me duele la espalda, o eso creo: desde que compartimos hogar no sé lo que es el dolor físico. Contigo la ciencia médica ya no existiría pues eres bálsamo para mis músculos. Si algo me hace sufrir son los milímetros que me separan de tu lado. Tus amigos, los míos, las cenas, los eventos sociales, tus detalles, tus tequieros a bocajarro, el verte salir de la ducha…¡Ay, quién fuera ducha! Ducha, albornoz, sábanas, zapatos de tacón, el catálogo de Vogue entero. Entro en el salón y veo la cena lista a la luz de un par de velas; voy al dormitorio y te descubro maquillándote. Has querido darme una sorpresa porque dices que jamás antes habías sido tan feliz. Oigo en la calle a los poetas romper sus cuadernos: no pueden vencer a los poemas que recita tu pintalabios.

El tic-tac asciende a los cielos para cantar con los ángeles.

Diez de la noche

Éramos únicos, éramos invencibles, Romeo y Julieta de la nueva Era … y el tiempo nos apuñaló por la espalda. No sé en qué momento perdimos la esencia de magia ancestral, pero la perdimos. El pintalabios enmudeció, tu cuerpo se apagó, tu sonrisa dejó de brillar y mi cerebro cesó de componer. Quedamos tú y yo, normales, humanos, monótonos; carne, sangre, piel y huesos que seguían bajo un estrecho vínculo. Mas los días confabularon para copiarse unos a otros y se hicieron iguales: trabajo, televisión y cena congelada. Se terminaron las salidas, los DVDs consiguieron aprisionarnos y tirar la llave de nuestra celda al primer agujero negro que encontraron. Pero yo te quería y tú a mí, y la vida continuaba.

El tic-tac añora el compás de antaño y se esfuerza por recordarlo.

Once de la noche

Plomo. Hay plomo en mis pulmones, en mis venas y en la pintura de los tabiques. No es plomo, es silencio, ése en el que nos refugiamos cuando discutimos por cualquier imbecilidad. Ya no hay palabras de amor sino reproches. De pronto no somos ni humanos porque nos hemos transformado en dos sacos de defectos que nos lanzamos a la cara. Nos apedreamos verbalmente. Me levanto por las mañanas, me afeito y deseo ser el chorro que se escapa por el desagüe: mi vida es una pesadilla, nuestra vida es una aberración. ¿En qué nos hemos equivocado?

El tic-tac vuelve poco a poco a su viejo ritmo.

Doce de la noche

Hemos roto. Por una maldita discusión, tan estúpida como las anteriores, recogiste tus cosas y te fuiste de mi apartamento. No podías más, me lo gritabas a lágrima viva, cerraste la puerta cargando con tus maletas. Yo no te oí, no pude porque la sangre invisible que supuraban mis oídos me lo impedía. Mi corazón se desangraba en su letargo y tu portazo terminó por resquebrajarlo. Te fuiste, para siempre. Quise llorar, pero no tenía fuerzas.

Hace mucho de esa última noche. Ahora estoy aquí, apostado en la barra de un pub de mala muerte, rodeado de mis amigos, antes tan cercanos, ahora tan ajenos a mí. Quieren ayudarme a superarlo, lo intentan,  pero no pueden. Nadie puede.

Una veinteañera muy guapa está sentada al otro extremo. No cesa de mirarme. Con total descaro le devuelvo la mirada y nos quedamos durante más de un minuto conectados por los ojos, sin pestañear. Observo mi copa, la apuro de un trago y voy hacia ella.

Y el tic-tac, antes acompasado, vuelve a cambiar de ritmo.

Anuncios

20 comentarios »

  1. Las historias de amor vienen y van, como las olas del mar. La vida sigue, la batalla continúa.

    Pensé en dividirlo en dos entradas pero así perdería la gracia. Dedicado a vosotr@s, de este aprendiz de poeta.

    P.D.: Infinitas gracias a las dos personas que han ampliado mi cupo de votos en el concurso. Espero ser digno de ellos.

    Comentario por quieroserpoeta — 24 octubre 2008 @ 5:07 am

  2. Las historias de amor vienen y van,lo difícil es mantenerla,vivir el día a día como si fuera el último.
    Navegante,es una historia real?
    Tic tac tic tac es hora de que te vuelvas a enamorar tic tac el tiempo se vaaaa

    Comentario por S. — 24 octubre 2008 @ 9:42 am

  3. Bueno, ya me suscribí. Mucho más cómodo así. En cuanto a este texto nuevo, tienes frases realmente geniales… Lo único que no me acaba de cuadrar es el tema de ir indicando las horas… Un saludo.

    Comentario por Nocturama — 24 octubre 2008 @ 11:22 am

  4. S.: Fíjate que el relato está etiquetado como ‘ficción’. No, no es real, qué más quisiera jejejeje. Ahora mismo estoy encerrado en casa por problemas de salud, así que lo de enamorarse, ahora, como que no es posible (y no me importa, en casa estoy muyyyyy tranquilo). Tiempo al tiempo.

    Nocturama: El tic tac es el devenir de la vida, el pulso del día a día. Cuando estamos solos es continuo, ‘acompasado’. Si nos enamoramos todo se revoluciona, de ahí que el tic tac (el transcurso de los acontecimientos) se hace persistente hasta convertirse en silbido y en sinfonía.

    Las horas indican los momentos del día en que se produce cada hecho y cómo el tiempo termina formando un círculo para volver a empezar, ya en otra cara, en otro cuerpo. Es lo que me decía un antiguo compañero de trabajo: “En el amor se dan vueltas de 360 grados”. O al menos, en este siglo XXI, los jóvenes actuamos así.

    Sí, ya, está un poco metido a martillazos. Efectos secundarios de escribirlo en poco más de 2 horas.

    Espero que os haya gustado.

    Comentario por quieroserpoeta — 24 octubre 2008 @ 7:03 pm

  5. No, si lo del tictac lo entendía y me parecía bien… pero lo de meter las horas así me parecía tan forzado como en la serie 24… ja, ja, ja… Pero el cuento sí que me ha gustado pese a que lo escribieras tan deprisa.

    Comentario por Nocturama — 24 octubre 2008 @ 7:08 pm

  6. Espero que con el tiempo la prosa y yo terminemos por entendernos bien. Yo soy de poesía, no de parrafazos (aunque lo disimule bien).

    Comentario por quieroserpoeta — 24 octubre 2008 @ 7:10 pm

  7. El tiempo… maldito tiempo. Cómo nos marca, cambia, juega con nosotros.
    Esa recurrir al tiempo en el relato me pareció genial.

    Saludos

    Comentario por Coro — 24 octubre 2008 @ 7:52 pm

  8. joder que bueno, me ha gustado, la vida misma oiga usted.

    Comentario por Anónimono — 24 octubre 2008 @ 8:49 pm

  9. Gratamente sorprendido por este texto que titulas Tic-Tac. Es fantástico. Me gustan tus letras, sin duda. Prometo dedicarte tiempo. Un saludo literario.

    Comentario por narbona — 25 octubre 2008 @ 2:53 am

  10. Coro: tus halagos me dan ánimos.

    Anónimono, Narbona: Muchas gracias y bienvenidos.

    Comentario por quieroserpoeta — 25 octubre 2008 @ 7:23 am

  11. Un texto fantástico, me encanta la forma de encajar y de estar entrelazado que tiene.

    Felicitaciones de nuevo.

    Pd: Ya estás en mi Blogroll.

    Saludos

    Comentario por turistaentupelo — 25 octubre 2008 @ 12:36 pm

  12. Eres tan bueno escribiendo…

    Me he dado cuenta que no te tenía añadido en mis enlaces.

    Ya te tengo..

    Un saludo.

    Comentario por eigual — 25 octubre 2008 @ 1:16 pm

  13. Turistaentupelo: hombre, muchas gracias por contribuir a que se me conozca más en la blogosfera.

    Eigual: ¡Cacho de honor que me haces al agregarme! Bueno, escribo tal como me vienen las cosas a la cabeza. Soy un sentimental incomprendido jejejeje.

    Comentario por quieroserpoeta — 26 octubre 2008 @ 3:38 am

  14. El tic tac del tiempo,el tic tac del amor que se va consumiendo a cada decima de segundo.
    Me ha gustado mucho tu relato, me enganchaste desde el primer parrafo.
    Gracias por tu visita a mi eclipse, alli siempre tendras un rinconcito entre las estrellas por si decides regresar.
    Un besito y una estrella.
    Mar

    Comentario por mar — 26 octubre 2008 @ 4:50 am

  15. Bienvenida tú a mi humilde morada. Este pobre diablo no puede ofrecerte más que cuatro letras mal redactadas pero si vienes para quedarte siempre habrá un sitio con tu nombre.

    Comentario por quieroserpoeta — 26 octubre 2008 @ 6:04 am

  16. Hola navegante!

    Hoy me han sorprendido tus palabras…. Dejas conocer un poco mas de ti. Me gusto “la historia de las horas”, espero que un día sean tu realidad, pero al llegar las 9:30 te la llevas a dormir, y no despierten hasta el siguiente día….. es que no me gustaría que pasaran por las innecesarias penurias de las 10 a las 12…

    Y lo que respecta a tu comentario en mi blog………………… Hace unos dos o tres años traje el pelo con rulos. ¿estas seguro con eso de los pies?

    Tus palabras me recuerdan a alguien que no conozco…

    Comentario por artemiza — 26 octubre 2008 @ 7:32 am

  17. El tiempo y su tic-tac, que pasa sin parar… precisamente hoy que nos devuelven la hora que nos quitaron hace unos meses.

    A mi siempre me resultará curioso cómo a veces el tiempo vuela y otras parece no avanzar. Es algo muy normal, pero no por ello me deja de resultar sorprendente.

    Es como si el tiempo supiera de buenos y malos momentos, se acelerara o se pausara según nuestro nivel de felicidad. Y aunque en teoría va en nuestra contra, ¿quién sabe?

    Un abrazo ^^

    Comentario por azulperfecto — 26 octubre 2008 @ 10:27 am

  18. Buena tesis sobre las relaciones, solo que es dificil tomarselo con folosofía, vivir es muy farragoso..

    Comentario por jordim — 26 octubre 2008 @ 5:27 pm

  19. Artemiza: No son penurias innecesarias. Es la vida real, en crudo, al descubierto. Las relaciones se crean y se mantienen hasta que llega el dia en el que los dos no saben qué hacen juntos. Las estadísticas de divorcios en España hablan solas.

    No creo que nos conozcamos, no tengo ese placer (por desgracia).

    Azulperfecto: Sigo enganchado al culebrón de tus paranoias racio-vitalistas. El Lunes está aquí, a ver qué tal. Dos abrazos para tí, compañero.

    Jordim: Leo tu blog y te comprendo. El panorama social da un poco de asco y no tiene vista de mejorar a corto plazo. Vivir es fácil, sobrevivir no. Sigo pendiente a tus historias, son muy buenas. Un gran saludo desde mi retiro.

    Comentario por quieroserpoeta — 27 octubre 2008 @ 1:11 am

  20. Brandon

    Tic tac | La canción del navegante

    Trackback por Brandon — 6 noviembre 2015 @ 10:44 am


RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: